Las circunstancias, a manera de “entorno”, siempre son utilizables como justificantes. 

Y ello supone que los ‘haceres’, las actitudes y las ideaciones de una vocación, de un proyecto, se vean retrasadas, bloqueadas, aminoradas... y se conviertan en algo que “pudo ser”, algo que “quizá alguna vez…”.

La Llamada Orante nos advierte a propósito de las justificaciones

Pareciera –“pareciera”- que cualquier acción o actividad está condicionada; necesita justificarse, como si precisara una legalidad, un permiso: permiso para vivir, permiso para convivir, permiso para hablar, permiso para expresarse. 

El acondicionamiento que se muestra en las culturas, sociedades, comunidades, etc., se justifica; que, si nos acercamos un poco más en lo que ello implica, descubrimos a un juez, a una justicia. Que es lo que es una justificación: un juez que permite, admite, juzga, condena, castiga...

Bajo el Sentido Orante, la vida, la especie vida, no precisa de jueces, no necesita acondicionadores, no vive de las aparentes libertades o prohibiciones. 

Y ese acontecer –“vida”-, ligado, custodiado, ayudado, auxiliado, cuidado… por el Misterio Creador, no recibe de éste justicia. No se precisa. 

El reclamo de cualquier justicia es consecuencia de la incapacidad de escucha y de la pérdida del respeto. 

Y nos damos cuenta de que el ser se expresa, se muestra, según su necesidad del momento de su actuar. Y al entorno, el cual sirve habitualmente de coartada, otras veces no lo tiene para nada en cuenta. 

Lo cual constituye un ‘des-cuido’ en torno a la custodia que el ser debe hacer en torno a la actividad de la materia viviente, para que cada función se realice sin roces, sin incomodidades, sin secuestros, sin paradas. 

La comunidad humana transcurre con el tropiezo, la inconveniencia y la arrogancia; que se acrecienta, todo ello, de una manera progresiva. Y precisa de la justificación y de los agravios comparativos para proseguir con esa actitud. 

La Llamada Orante nos aclara. Nos aclara que, esa actitud, llevada a toda la actividad cotidiana, supone el protagonismo de cada ser, como un obstáculo o una dificultad para el desarrollo de otros; cuando, en realidad, como materia viviente de la especie vida, debería ser todo lo contrario. 

Y esto no es una opinión. Es una evidencia que se constata con el comportamiento de la vida: que, para que ésta sea plena, necesita de la comprensión, de la adaptación, del respeto, del cuidado, de la ayuda; de la ayuda mutua permanente. 

Y de una manera más global, podríamos decir que precisa de una actitud de amor hacia el acto de vivir.

Y, con ello, desencadenar una secuencia de solidario intercambio entre lo que uno porta y lo que portan los demás, en el término genérico de vida: ese intercambio de ayuda, que no de esclavitud, que no de obligación. 

Cuando la Llamada Orante nos lleva por estos vericuetos, nos descubrimos infantes e ignorantes incapaces. Mas no es ésta la idea; sí, que nos demos cuenta de la profundidad que implican las palabras, que nos descubren las posiciones que tomamos. Pero a la vez, nos dan esa sensación de profundidad en la que nos sentimos incapaces –en principio- de abordar toda la sugerencia de cada palabra. 

Y puede surgir el agobio... y la sensación de incumplir y de ser incapaz. No es ése el mensaje. Es todo lo contrario: partiendo de nuestra posición de ignorancia y de humildad y de inocencia curiosa, descubrir, en la profundidad de cada palabra, un descubrimiento que está –que está- en nuestro ser.

Que lo que nos muestra la Llamada Orante no es algo ajeno o impositivo o conductual. No. Nos muestra la profundidad de nuestra naturaleza, nuestro vínculo con el Misterio Creador, nuestras infinitas posibilidades, nuestra capacidad de comprensión. 

Pero, para ello, el mensaje orante se posiciona de tal forma que nos sitúa en ese infinito. Y evidentemente nos sentimos –así, en principio- como muy pequeños y casi inútiles. 

Pero es justo lo contrario, lo que pretende la Llamada Orante: es engrandecer nuestra posición como un hecho insólito, como un acontecer sorprendente; pero que, ciertamente, en su referencia con el Misterio de la Creación, es ínfimo.

De la infinitud y de la pequeñez extrema... se contempla la grandeza de nuestra existencia. 

Desde la pequeñez de la grandeza extrema se contempla la magnificencia de nuestra existencia.

Al deparar en nuestra presencia y sentirnos mensajeros liberadores, portadores de un mensaje eterno, si eso lo asumimos, estaremos en disposición de situarnos en el sitio adecuado, de promocionarnos de la manera precisa, ¡de ser un testimonio!... en la pequeñez de nuestra grandeza. 

La importancia, esa importancia personal que se reclama, esa justicia, esa normalidad, esa –en definitiva- exigencia cotidiana, es un lastre. 

La Llamada Orante nos hace ver que nuestras pretensiones, si no son expresión de un sentir enamorado, transparente, limpio, se convierten en... –si no es así- se convierten en justicieras posiciones de ofertas y demandas, de acuerdos o desacuerdos, de gustos y disgustos, de reproches y exigencias.

Y que todo ello, revuelto, termina siendo la frase: “Es que la vida es así”. ¡No! La vida no es así. 

Las muestras de una vida “así” se han desencadenado por la arrogancia, por la egolatría y la soberbia, al descubrir el ser la grandeza incomparable del Amar, la cual quiere poseer. Y cada uno, desde su diferente posición y lugar. 

Y esa vivencia de Amor no es posesiva. Cada ser vivencia su grandeza, y, como el Agua, el Amar del Eterno no desprecia ninguna posición. No elige a éste o a aquél. Se derrama en todo lo viviente.

Y el ser de humanidad, en su ego-idolatría, reclama… reclama celosamente su posesión. Y así aparece “mi perro”, “mi gato”, “mi pareja”, “mi esposo”, “mi mesa”, “mi esposa”, “mi”, “mi”… Ya se hace posesión. 

Y con ello se institucionaliza... y vuelve a ser: “Es que la vida es así”. 

¡Reclama!... la especie vida, en el ser de humanidad, una identidad que se corresponda con nuestra naturaleza extraordinaria, excepcional, insólita

No podemos dejar que la marea de lo vulgar nos arrastre... y nos haga ser justificativos miembros de agravios comparativos y de exigencias continuadas. 

Y como en otras ocasiones, la Llamada Orante nos advierte de que, precisamente por encontrarnos en esa ola crispada del vivir, es el momento de darse cuenta de que ese vivir y convivir no es crispación, no es exigencia, no es demanda, no es obligación, no es premio ni castigo. Es liberación... a través de ese Amar que brota sin que se haya buscado o sin que se haya producido por nuestra interesada disposición. 

Llegados a estos niveles, por momentos parece imposible variar los rumbos de la continua oferta y demanda. Parece imposible. Pero ya solo el hecho de decirlo –y volvemos a las palabras: “parece imposible”-, nos demuestra que lo posible está en nuestro interior, lo posibilitante está dentro. Que lo ‘im-posible’ es una demanda que nos promueve a infinitas posibilidades.

No sabemos con certeza cuánto esfuerzo habría que hacer en el neolítico o en la Edad Media para modificar tal o cual comportamiento. Y ahora, en este transcurrir, no podemos decir si es más exigente nuestro esfuerzo que en otro tiempo. Cada transcurso tiene su acontecer y, con ello, su virtud... y su descubrir la manera de transcender. Y es así como descubrimos diferentes momentos de nuestro caminar.

Ahora nos puede parecer casi –“casi”- misión imposible. Casi. Pero, ciertamente, hay estrategias, dentro del Misterio Creador, que nos colocan en el borde del precipicio. Y como decían Escrituras: “Lánzate al precipicio, que los ángeles vendrán a rescatarte y a recogerte. Está escrito”.

Y cierto es, a la vez, que no se debe provocar, en el sentido de “tentar” a ver si eso es cierto o no. Pero sí que podemos casi adivinar que nos ponen en posiciones de vértigo. Y nos pudiera parecer un castigo o una maldición o alguna otra injuria por parte del Misterio Creador, cuando resulta que es todo lo contrario otra vez. Es justo lo que hacía falta para que saliera de nuestra capacitación el recurso para disolver... disolver la contrariedad, disolver la injuria...; hacer del continuar un descubrir permanente. “Hacer del continuar un descubrir permanente”.

No exigir a los demás lo que no se está dispuesto a testimoniar.

En ese precipitado abismo, los ángeles salvadores expresan siempre una palabra:

“Bienaventurados”. “Bienaventurados”. “Bienaventurados”

***

ORACIÓN

La prière que nous réalisons est une prière qui n’est circonscrite à aucune religion. Nous croyons que la prière peut être un instrument Libérateur et Guérissant. La prière a comme référence la Création, les différentes Forces qui nous animent sans leur donner un nom. La croyance que la Prière est un élément indispensable pour nous, elle nous a amené à créer un espace qui lui est exclusivement dédié : « La Maison du Son de la Lumière », c’est un lieu situé dans le Pays Basque, à Vizcaya, dans un hameau. Là bas se réalisent des journées de retraite. « La Maison du Son de la Lumière » ARGI DOINU ETXEA se trouve dans la localité de Ea, Vizcaya (Pays Basque Espagnol). C’est un espace ouvert aux élèves de l’Ecole Neijing, lesquels peuvent demeurer sur place de 1 à 5 jours.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Siège central de l'École Neijing
RADIO ET TELEVISION

RADIO ET TELEVISION

Notre chaîne de communication
INSPIRATION FEMENINE

INSPIRATION FEMENINE

Association Inspiration Femenine
SIÈGES

SIÈGES

Les écoles Neijing dans le monde